• Los profesionales de las unidades de hospitalización domiciliaria han llegado a multiplicar por cuatro el número de pacientes atendidos y se han hecho cargo de hoteles medicalizados y residencias sociosanitarias
  • Los sanitarios de esta modalidad asistencial han cuidado de los enfermos de coronavirus más leves y de pacientes con otras patologías en sus hogares para liberar plazas hospitalarias y reducir el riesgo de contagio

Madrid, 3 de junio | Durante la peor crisis sanitaria de la Historia reciente de España, las unidades de Hospitalización a Domicilio (UHD) han contribuido a liberar miles de camas en hospitales de todo el país con el propósito de mejorar su capacidad asistencial para atender a los casos más graves de COVID-19. Las UHD se han encargado de atender a enfermos leves de coronavirus y pacientes con otras patologías en sus hogares, para lo que han tenido que redoblar esfuerzos, llegando en algunos casos a multiplicar por cuatro el número habitual de atendidos, y dar muestras de la versatilidad y gran capacidad de adaptación de esta modalidad asistencial haciéndose cargo de hoteles medicalizados y residencias sociosanitarias.

Los sanitarios de Hospitalización a Domicilio (HAD) han constituido, desde el inicio de la emergencia sanitaria, la primera línea de lucha contra el coronavirus al tomar muestras de casos sospechosos de COVID-19 en casas particulares y residencias de ancianos, detectando los casos leves que se podían atender en instalaciones no hospitalarias y haciéndose cargo de enfermos con otras patologías para evitar su visita al hospital y reducir así el riesgo de contagio.

Gracias a este trabajo, la isla de Gran Canarias ha evitado el ingreso de 1.400 positivos de coronavirus, según datos de las autoridades sanitarias autonómicas, y centros sanitarios como el Hospital Universitario de Torrejón de Madrid ha atendido a 550 pacientes en sus hogares, el Hospital Parc Taulí de Sabadell, en Cataluña, ha tratado a 269 enfermos de COVID-19 en el hotel medicalizado Gran Verdi y la Organización Sanitaria Integrada (OSI) de Araba del País Vasco ha evitado el ingreso de 327 enfermos de coronavirus.

Además de atender a enfermos con COVID-19, las unidades de Hospitalización a Domicilio han evitado el ingreso o reingreso de agudos y crónicos. Como ha sucedido con los pacientes geriátricos del Parque Sanitario Pere Virgili de Barcelona. Esto, además de liberar camas, ha contribuido a reducir el riesgo de contagio de estas personas, pacientes de avanzada edad que constituyen la población con mayor riesgo de contraer el coronavirus.

La atención sanitaria a pacientes de avanzada edad ha sido uno de los principales campos de acción de los profesionales de Hospitalización a Domicilio. Así, en Galicia, la UHD del Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña se ha hecho cargo de 75 residencias sociosanitarias, con unos 3.600 residentes, durante toda la emergencia sanitaria.

Estos son sólo algunos de los ejemplos concretos del aporte de la Hospitalización a Domicilio en la lucha contra el coronavirus en toda España, pero hay muchos más. Durante esta emergencia sanitaria los profesionales de HAD han vuelto a poner de manifiesto las ventajas de esta modalidad asistencial y su versatilidad para adaptarse a diferentes escenarios, como la medicalización de instalaciones no sanitarias o la gestión diagnóstica y terapéutica de residencias.

¿Cómo ha liberado camas la Hospitalización a Domicilio?

Las UHD de toda España han actuado a diferentes niveles y en colaboración con otras unidades médicas para detectar los casos susceptibles de ser derivados a Hospitalización a Domicilio.

“Hemos trabajado en tres niveles. En primer lugar, en el alta precoz de pacientes de planta con coronavirus. Gracias a esto hemos reducido la estancia media en más de tres días en nuestro hospital, lo que supone un gran incremento de la capacidad asistencial. En segundo lugar, hemos actuado en Urgencias, para evitar el ingreso de pacientes con afectación pulmonar que no estuviesen graves. Y en tercer lugar, en residencias, donde en un primer momento se aportó asistencia y medicación para tratar a los pacientes con infección por COVID-19, después organizamos circuitos y áreas de aislamiento para evitar la propagación del virus dentro de las residencias y, por último, hemos hecho pruebas a todos los residentes, más de 500 casos, con el objetivo de poder empezar un proceso ordenado de desescalada y desaislamiento”, explica el Dr. Manuel Mirón, jefe del Servicio de Hospitalización a Domicilio del Hospital Universitario de Torrejón.

Actuaciones parecidas a las señaladas por el Dr. Mirón se han llevado a cabo por parte de unidades de Hospitalización a Domicilio en toda España para detectar casos susceptibles de ser atendidos en sus hogares, evitar su ingreso y, de esta forma, liberar plazas hospitalarias y reducir el riesgo de complicaciones al estar en contacto con otros enfermos.

 

 

 

Impactos: 259