• Durante la emergencia sanitaria, cada comunidad autónoma, e incluso cada área de salud, ha tenido que adaptar las actuaciones de sus unidades de HAD a sus necesidades locales, generando inequidades en la atención de los pacientes
  • La SEHAD lleva años reclamando la intervención del Ministerio de Sanidad para que dote a toda España de una Hospitalización a Domicilio homogénea y acredite a formación y cualidades profesionales de los especialistas que la integran

La emergencia sanitaria provocada por la pandemia de COVID-19 ha evidenciado de forma contundente la necesidad de dotar a la Hospitalización a Domicilio (HAD) de España de un marco regulatorio común a nivel estatal que dé homogeneidad a las Unidades de Hospitalización a Domicilio (UHD) y acredite la formación y cualidades profesionales de los especialistas que las integran.

Durante la emergencia sanitaria, las UHD han sido utilizadas para aliviar la presión asistencial a la que estaban sometidos los hospitales y dejar así más camas hospitalarias disponibles para los casos graves de coronavirus. Sin embargo, la falta de una cartera de servicios común y de una dotación de recursos materiales y humanos homogénea ha provocado inequidades en los diversos territorios de nuestro país y ha causado situaciones desagradables para el personal sanitario y los pacientes de algunas zonas, que se podrían haber evitado con una regulación estatal homogénea. Esto, sin duda, habría contribuido a afrontar mejor esta situación sanitaria excepcional y, por lo tanto, habría redundado en beneficio de la salud pública de España.

La Sociedad Española de Hospitalización a Domicilio (SEHAD) lleva años reclamando al Ministerio de Sanidad un marco regulatorio común a nivel nacional para la HAD. Porque, pese a que esta modalidad asistencial está incluida desde 2006 en la Cartera de Servicios Comunes del Sistema Nacional de Salud, al no haber una referencia estatal son los servicios de salud autonómicos, unas veces, o los gerentes de cada hospital, otras, los que deben tomar la iniciativa de crear y dotar UHD bajo sus criterios regionales o locales, con la asignación de materiales y recursos humanos que estimen oportuna.

La ausencia de un marco regulatorio estatal, por tanto, crea inequidades entre los diferentes territorios e inseguridad para los profesionales que trabajan en estas unidades. Algo que se ha puesto de manifiesto en algunos lugares de la geografía nacional durante la pandemia de COVID-19, con territorios en los que el personal de HAD se ha visto sobrepasado al tener que hacerse cargo de un número de pacientes muy superior al recomendado para garantizar la correcta atención sanitaria y sin los recursos materiales ni protocolos de actuación necesarios para desarrollar adecuadamente su trabajo.

Y es que el desarrollo y el reconocimiento de la HAD en España es tan irregular que encontramos CCAA en las que incluso se han desarrollado regulaciones regionales para este modelo asistencial -que la dotan de recursos y dan categoría profesional a sus profesionales-, como el País Vasco o la Comunidad Valenciana, mientras que otras no cuentan con ninguna Unidad de Hospitalización a Domicilio, como Castilla-La Mancha.

Desde la SEHAD entendemos que la situación sanitaria por la que ha atravesado España ha obligado a redoblar los esfuerzos de todo el personal sanitario, no sólo de nuestros profesionales, pero estamos seguros de que con una norma de referencia nacional la HAD podría haber contribuido aún más, y de una forma más efectiva, a la lucha contra el coronavirus. Y los médicos y enfermeras de las UHD podrían haber trabajado con mayor seguridad en algunos territorios.

Lucha por la homogeneización

Desde hace varios años, la Sociedad Española de Hospitalización a Domicilio (SEHAD) ha venido llevando a cabo una serie de iniciativas para tratar de homogeneizar su modelo asistencial a nivel nacional, desde reuniones con el Ministerio de Sanidad hasta encuentros con los diferentes partidos políticos españoles.

Este trabajo ha dado ya algunos frutos, como la aprobación el pasado 28 de junio de 2018, en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, de una Proposición No de Ley (PNL) por la que los grupos parlamentarios instaron al Gobierno de España a homogeneizar la hospitalización a domicilio.

La otra línea de actuación llevada a cabo desde la SEHAD ha sido la de tratar de obtener un diploma de acreditación para los profesionales de la hospitalización domiciliaria avalado por el Ministerio de Sanidad. Un título que la anterior Administración se comprometió a crear y que, tras el advenimiento del nuevo Gobierno, ha quedado paralizado.

Así pues, desde la Sociedad Española de Hospitalización a Domicilio reiteramos al Ministerio de Sanidad nuestra petición de que trabaje en la homogeneización de la HAD a nivel nacional. La trayectoria de casi 40 años de este modelo asistencial en nuestro país, sus buenos resultados asistenciales y la satisfacción de los pacientes son la mejor justificación para ello. Unos argumentos que se han visto reforzados con la capacidad de reacción y adaptación a entornos cambiantes que ha demostrado la Hospitalización a Domicilio durante la pandemia de COVID-19, ayudando a mejorar la capacidad asistencial del Sistema Nacional de Salud y, por lo tanto, a salvar vidas.

Impactos: 285